VISITAS AL BLOG.

¿QUÉ NOS ENSEÑAN NUESTROS(AS) MAESTROS(AS)?



Nuestros(as) primeros(as) maestros(as) los hemos tenido en casa, nuestro padre y madre, los cuales, con los valores, ejemplos y conocimientos que ellos poseían trataron y tratan de educarnos para ser buenas personas, con los errores y virtudes que uno debe tener en la vida.


Luego, en lo espiritual, tenemos líderes religiosos quienes nos dieron a conocer la palabra de Dios, ése al que muchos buscamos solo cuando tenemos problemas o necesitamos algo, al máximo creador de la vida.


Y un poco después de los primeros y casi al mismo tiempo que los segundos, llegaron a nosotros(as) los(as) Maestros(as) de profesión. Los(as) cuales, personalmente significan todo, un ejemplo de cómo hacer las cosas bien pero también de cómo se puede equivocar al ser personas, motivo de inspiración, motivación y superación.


Todos hemos tenido buenos y malos ejemplos de maestros(as), a los buenos docentes hay que aprenderles lo más posible, a los malos, habrá que tomarles solo lo rescatable que nos puedan aportar, y también, aprender a no ser como ellos(as).

El maestro y maestra de vocación, son personas especiales que buscan entre otras cosas aportar su granito de arena para que la sociedad mejore. Un maestro debe estar listo para hacer lo que sea necesario para que sus alumnos aprendan. Pero también, un maestro debe prepararse, tanto en su materia de enseñanza como en cuestiones culturales y personales, no para presumir títulos de niveles y grados académicos, sino como parte de un estilo y forma de vida. Siempre podrá aportar más y mejor un docente que asiste al teatro, a presentaciones de danza, que viaja, conoce y que lee, pero también que se cultiva espiritualmente y que busca estar bien con su familia, que aquel que solo es un excelente profesor dentro del aula, pues el ejemplo arrastra.

Para lograr ser un verdadero maestro creo yo, se debe comprender el sentido de la vida y el porqué de su presencia en la tierra, siendo un humilde aprendiz de tiempo completo.

Una formación profesional, jamás da todo lo que un profesor requiere en el aula, por eso es que se convierten en maestros.

Esa sonrisa y buen trato que tienes con tus alumnos(as) y compañeros(as), esa seguridad con que participas cuando te documentas sobre el tema a dialogar, esa puntualidad con que te presentas, entre otras cosas, te hace ser un gran ejemplo de profesional.

Atentamente
Twitter: @Solorzano_Ramon

6 comentarios:

  1. Mi reconocimiento y admiración por tu labor, vocación, pasión y superación constante que inspira a tus alumnos y a las personas a tu alrededor​ a ser mejor cada día.

    ¡Muchas felicidades maestro Ramón!

    Te envío un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Es una hermosa profesión, pero sobretodo se necesita mucha vocación y las ganas siempre de innovar, motivar para emprender esta hermosa vocación, mi reconocimiento y admiración , Maestro Ramón Solórzano, pr su perseverancia de ser siempre mejor en lo que hace. Muchas felicidades hoy en su día saludos. Excelente artículo muy acertado.

    ResponderEliminar
  3. José Julián Arreola Medina15 de mayo de 2017, 15:47

    Mi respeto y admiración Maestro Ramón, que siempre ha demostrado su amor y pasion por esta noble vocación enseñando con valores y siempre tratando de apoyar y servir a los demás. Reciba mi felicitación y un fuerte abrazo MAESTRO!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola maestro!!

    En verdad tiene ud mucha razón, el maestro juega un papel tan importante en el desarrollo de toda sociedad, así como por ende cae sobre él un gran compromiso en todos los sentidos del crecimiento humano.
    No basta con que tanto nos preparemos para ejercer nuestra profesión, si no llevamos con sigo la encomienda de antes de ser buenos maestros, ser buenos seres humanos capaces de desarrollar todas aquellas cualidades y capacidades para que el alumno no solo comprenda el sentido del conocimiento, sino también lo ayude a desarrollar la capacidad de entender el sentido de la vida para obtener un edo de consciencia espiritual que lo lleve a trascender como persona.

    Le reitero mi respeto y admiración ¡¡MUCHAS FELICIDADES!!

    KARINA B.

    ResponderEliminar
  5. A lo expresado por usted, maestro, no hay mucho qué agregar. Efectivamente, en la Universidad, la Normal o el ISENCO nos prepararon para ser maestros, nos brindaron los conocimientos y teorías necesarias para hacernos cargo de un grupo de alumnos. Pero nunca imaginamos que nuestra influencia no terminaría, que traspasaría el universo de la escuela y nos convertiríamos en ejemplo y casi un personaje en la comunidad que laboramos, sobre todo en el medio rural). Por eso coincido con usted, en la importancia de mejorar cada día, de ampliar nuestra visión y conocimiento del mundo, de ser capaces de transmitir a esa comunidad un espíritu crítico, herramientas para cambiar su realidad, incluida la económica, política y social.
    Y en este camino para ser mejor, agradezco coincidir con alguien como usted, que es ejemplo e inspiración, que habla y escribe, pero sobre todo, actúa y es agente de cambio en cada función que ha desempeñado. Lo felicito y deseo lo mejor siempre, que coseche éxitos y satisfacciones en lo profesional y personal, pues sólo ha sembrado semillas de excelencia y calidad en sus acciones.
    ¡¡¡Lo admiro mucho, maestro Ramón!!!

    ResponderEliminar
  6. Por que un docente no se hace se nace solo con el tiempo pule sus habilidades y refuerza sus conocimientos gracias a los buenos tambien a los no tan buenos podemos decirnos personas adiestradas con educación pulida.......

    ResponderEliminar